Acompañando desde el Trabajo de Procesos

Cada proceso es único.

Cada persona y cada relación necesitan un proceso específico en función de los objetivos que tengan para el acompañamiento. Puede ser un viaje corto y breve, un apoyo puntual de unas pocas sesiones para explorar una situación difícil y la manera de afrontarla. O un recorrido más prolongado en el tiempo, un viaje de exploración y trabajo profundo sobre nuestros temas de largo recorrido.

En cualquier caso, el objetivo siempre es el mismo: crear un clima de seguridad y confianza para poder explorar y dar voz a las diferentes experiencias que forman nuestra realidad y que en ocasiones conflictuan entre sí, generando malestar interno. Mi labor es acompañar y facilitar este camino de aprendizaje y descubrimiento desde la creencia de que cada persona y cada relación poseen una sabiduría innata a la que pueden acceder cuando exploran conscientemente y de manera compasiva su diversidad interna. Dando espacio a esas experiencias podemos comprender mejor los procesos que vivimos y descubrir nuevas perspectivas para relacionarnos con nosotras mismas y con nuestro entorno de manera más satisfactoria.

El Trabajo de Procesos.

El Trabajo de Procesos (TP) es el marco desde el que realizo el acompañamiento.  Se trata de una metodología interdisciplinar que ha sabido tejer un marco teórico y práctico a partir de las aportaciones de muchas otras disciplinas, ofreciendo un marco humano. Actualmente soy estudiante avanzado del Diploma de TP, formación que empecé a cursar en 2015.

El Trabajo de Procesos (TP) es un método interdisciplinario para trabajar con los desafíos de nuestra vida que ofrece actitudes y habilidades para facilitar la transformación y el crecimiento. El TP facilita los procesos de cambio tanto individuales como colectivos, trabajando con la transformación de conflictos y problemas psicológicos, físicos y sociales.

El enfoque valora la naturaleza creativa de los proceso, incluso en situaciones aparentemente inquietantes y complejas. Está respaldado por el marco multidimensional y la filosofía de la democracia profunda, que abarca la diversidad en su núcleo, y proporciona herramientas y marcos útiles para facilitar equipos, organizaciones y comunidades.

 

Breve historia del Trabajo de Procesos.

Inicialmente conocido como Psicología Orientada a Procesos, el TP es un marco interdisciplinar desarrollado en los años 80 por Arnold Mindell y un grupo de compañeros y compañeras con quienes estudiaba Psicología Analítica en el Instituto C.G. Jung de Zurich. En sus inicios, supuso una ampliación del enfoque jungiano, trasladando su marco conceptual y el trabajo con sueños a otras experiencias de la vida cotidiana: experiencias corporales, conflictos con otras personas, adicciones, etc. Esas experiencias también nos ofrecen información sobre nosotros mismos y sobre nuestros procesos personales. Desde entonces, el Trabajo de Procesos se ha seguido desarrollando y actualmente es un marco vivo en constante evolución. Hoy en día existen más de 25 escuelas de Trabajo de Procesos en todo el mundo reconocidas por la Asociación Internacional de Psicología Orientada a Procesos (IAPOP) y una gran variedad de trabajadores de procesos que aplican esta metodología en diferentes áreas, siendo una de las principales el acompañamiento de procesos individuales y de relación. En Suiza e Inglaterra el Trabajo de Procesos está reconocido por las entidades que acreditan a nivel nacional la profesión de psicoterapia.